25 de Abril, 2006

¿"Publiseries"?

Por Manuel Márquez - 25 de Abril, 2006, 20:00, Categoría: Medios

Tenía ocasión de leer, hace sólo unos días, una breve reseña periodística acerca del II Foro Profesional del Anunciante, en la cual se daba cuenta de cómo personas vinculadas tanto a ese mundo (el de la publicidad) como al de su "primo hermano" (la televisión), ponían de manifiesto su coincidencia en la necesidad, ante la fuerte pérdida de eficacia de los mensajes publicitarios en un contexto televisivo cada vez más saturado, de una mayor implicación de los anunciantes "en la elaboración de los guiones de las series de televisión". Tras una primera reacción a caballo entre la estupefacción y el escándalo, he tenido ocasión de reflexionar largamente acerca de tal aserto, y créanme, amigos lectores, soy incapaz de sacar conclusión alguna (clara) al respecto: a lo sumo, vislumbro algunos destellos, y de ellos les voy a dar cuenta en las líneas subsiguientes.

Un destello de reacción visceral en defensa de una (supuesta) pureza de la creación artística: si admitimos, en principio, la posibilidad de que una obra de ficción quede condicionada por un elemento que no sea la pura voluntad creadora de su autor (o autores), ¿qué queda de producto artístico-cultural en ella? ¿hasta dónde la "contaminación" de que quedaría impregnada –teniendo en cuenta que no hablaríamos de influencias vagas y difusas (que han de existir necesariamente en una obra que no se crea en un contexto "de laboratorio", sino en un mundo real que la circunda y condiciona), sino de inserciones puras y duras- no la anularía como tal, convirtiéndola en un mero vehículo publicitario más? Y, ojo, no planteo la cuestión en términos de calidades, dado que, entrando en tal línea argumentativa, terminaría topándome con mi firme convencimiento de que una de las áreas de creación audiovisual más fuertemente creativa (si no la que más, hasta alcanzar, a veces, niveles de auténtica excelencia) de estos últimos tiempos es, precisamente, la televisiva publicitaria. Vaya, que habría series de televisión en las que las "inserciones publicitarias", lejos de empeorarlas, conseguirían generar una mejora. Pero no son ésos los términos de la cuestión, claro está.

Un destello de aceptación (más o menos fatalista) de una realidad incuestionable: es la publicidad la que soporta económicamente el tinglado televisivo –al menos, en el momento presente: las opciones que se empiezan a vislumbrar por mor de la tecnología digital y la vía Internet aún están muy, muy verdes-, y resulta lógico que, si su inversión no obtiene resultados tangibles por las vías convencionales hasta ahora utilizadas (spots intercalados en la programación estándar, u otras fórmulas más o menos sofisticadas, en forma de esponsorizaciones, tiras animadas, etc...), busque la exploración de otras vías más contundentes (al menos, a priori). Y es posible que, incluso de esta forma, estuviéramos ante un planteamiento más claro y sincero que el que se suele dar actualmente, en el que los patrocinios encubiertos –vía exhibición "presuntamente casual" de productos, que se introducen en plano de forma casi subliminal- se han convertido en moneda tan común que ni siquiera nos llevamos las manos a la cabeza cuando nos los encontramos, tan ricamente, trufando aquí y allá secuencias y episodios. De esta forma, las cartas estarán boca arriba, y todos sabremos a qué atenernos.

Y un destello de apreciación de un cierto punto de contradicción amenazadora, que es el que aprecio cuando se habla, no sin bastante fundamento, de una elevación considerable en el nivel promedio de calidad de las series televisivas (hasta un punto en que empieza a considerarse que, posible y paradójicamente, se esté aplicando más talento cinematográfico en estos formatos que en el de las propias películas destinadas a la pantalla grande) sin que, en contrapartida, parezca que esa circunstancia pueda resultar suficiente como para "salvarlas" de las "fauces" del nuevo ogro, que, fagocitándolas, las devolvería a esa condición de mero producto televisivo al que un sometimiento excesivo a exigencia publicitarias las terminaría devolviendo.

Ya ven, amigos lectores, meros apuntes, simples observaciones a vuelapluma, y pocas certezas concluyentes (a los que siguen este blog de manera habitual, ya les resultará familiar esa falta de rotundidad y esa carencia de afirmaciones definitivas: las declaraciones con pretensiones canónicas y este humilde escribiente no formamos un duo muy bien avenido, no...). Si aspiro a alcanzar algunas, sólo podré conseguirlo con su ayuda. Les espero, pues...

El Blog

Calendario

<<   Abril 2006  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Sindicación

Webs de cine

Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters
Suscribir con Bloglines Add to Netvibes
Alojado en
ZoomBlog