Breve divertimento XII

Por Manuel Márquez - 19 de Abril, 2006, 21:56, Categoría: Breves divertimentos

- De la querencia de los políticos –y los comentaristas del ramo, no sé si influidos o seducidos por la misma- por retorcer y masacrar el lenguaje en función de sus muy particulares intereses, hay tantas y tan palpables muestras –siempre a caballo entre lo escandaloso y lo grotesco, cuando no conjugando, sin más, ambos calificativos-, que una enumeración aun meramente ejemplificativa, y ceñida a un periodo reciente y reducido, se podría hacer interminable. Dentro de ese amplio muestrario, uno de los enunciados que más me viene tocando la fibra sensible (es decir, en los días malos me sulfura, y en los días buenos, me hace despanzurrarme de la risa amarga...) en estos últimos meses, es ése que pregona, en múltiples bocas de las más variadas procedencias y tendencias -y ampliamente recogida en medios de igual variedad de arco-, que Iraq se encuentra "al borde de una guerra civil". ¿Al borde? ¿En qué unidad del sistema métrico decimal hay que contar los muertos diarios -¿decenas de millar, centenas de millar...?- para traspasar ese "borde"? ¿A qué grado de "no composición" –no cabe hablar, propiamente, si nos referimos a las instituciones de gobierno iraquíes, de descomposición, respecto a algo que áun no ha llegado a componerse...- han de llegar los órganos gubernativos de ese país? ¿La presencia estadounidense puede convertir en "internacional" –es decir, "no-civil"- un conflicto militar en el que el 99 % de los víctimas tienen la misma nacionalidad –obviamente, iraquí...-? Pueden parecer, amigos lectores, preguntas retóricas, pero me temo que tras sus absurdas y terroríficas respuestas se encuentran los argumentos de aquellos que, desde el más descarado de los cinismos, todavía hablan de una posible "futura guerra civil". ¿Futura...?

- El 75º aniversario de la proclamación de la II República española es recogido en los medios de una manera sorda y callada; menudita. En cuanto al establishment político, ha tenido suerte: la coincidencia de la fecha concreta (el día 14 de abril) con las vacaciones de Semana Santa le ha permitido pasar de puntillas por el acontecimiento. Todos de acuerdo (salvo, cómo no, aquéllos que, mal que les pese que se les recuerde, siempre estuvieron encantados con el malhadado tirano que se la llevó por delante de la manera más cruenta que le fue posible...) en ensalzar sus valores "de fondo", su "profundo legado de valores, blablablablablablabla....." sin intención alguna de hacer la más mínima mención al meollo de la cuestión, que todos sabemos cuál es. La república, señores políticos, señores periodistas, no es un sistema de valores, ni una escuela de democracia, ni un hálito de libertad, ni ninguna de esas puñeterías retóricas con la que se les llena la boca –o la columna- día sí, día también (cuando toca, claro está, es decir, en estos días: dentro de un par de semanas, ni eso...): la república es una forma de estado, un sistema político-constitucional, y es la forma de estado y el sistema político-constitucional que NO ESTÁ VIGENTE en España, como bien sabemos todos. Si a todos (los republicanos) nos gusta tanto, y a todos (los republicanos) nos parece tan fabulosa, hablemos de cómo se podrían poner en marcha mecanismos para que, pausada y pacíficamente, y sin cometer locuras ni disparates, SÍ ESTÉ VIGENTE. Y, en caso contrario, hablemos claro y dejemos de jugar con dos barajas (o con una sola, pero sólo con reyes...). Por favor...

- Después del repunte (leve, pero repunte, al fin y al cabo) de las estadísticas de accidentalidad de tráfico de la operación Semana Santa, responsables políticos de diverso nivel –desde los más directamente implicados hasta el "capo di capi" (no, no me refiero a Provenzano, sino al señor Rodríguez Zapatero...)- ofrecen un tremebundo concierto para vestidura rasgada y orquesta, tempo molto agitato, deshaciéndose en declaraciones unánimemente coincidentes sobre la necesidad de adoptar medidas tajantes que acaben con esa sangría. Y como nuestras autoridades políticas son, fundamentalmente, muy coherentes, tengo la completa seguridad de que eso implica: a) que el Ministerio de Industria, a partir de ahora, no concederá la homologación para ser comercializado en nuestro país a ningún modelo de automóvil que supere los 120 km/h. de velocidad (dado que ésta es la máxima permitida en nuestras carreteras); b) que el Ministerio de Fomento, a partir de ahora, priorizará las obras de eliminación de "puntos negros" sobre las de construcción de nuevas autopistas, autovías o cualesquiera otras vías que favorezcan una mayor velocidad en la conducción; y c) que el Ministerio de Educación, a partir de ahora, dará los pasos oportunos para la implantación, en el próximo curso académico, de una asignatura de Educación Vial en todos los niveles de la enseñanza obligatoria. Perdonen, amigos lectores, mi enfermera acaba de leer los apartados a), b) y c) anteriores y corre rauda a administrarme la medicación pertinente, tras haber comprobado que acabo de sufrir otro ataque de enajenación mental severa. Ay, este personal sanitario, no se le puede dejar suelto...

- Ejercicios de búsqueda del punto medio, capítulo 12 : entre el vértigo del desenfreno y la parálisis de la quietud absoluta.

- La apoteosis del conceto, y IX: Sevilla, la construcción de un sueño (en la publicidad institucional del Ayuntamiento de esa ciudad, cerrando un catálogo de concursos de adjudicación de obras y suministros: muy fuerte ese maridaje entre el frío y aséptico lenguaje técnico-administrativo y esa apoteosis lírica con que se cierra; ay, estos sevillanos...).

El Blog

Calendario

<<   Abril 2006  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Sindicación

Webs de cine

Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters
Suscribir con Bloglines Add to Netvibes
Alojado en
ZoomBlog